Feedback Form
Leads to Insight

Seccion Amarilla

Canales

Introduce el correo electrónico registrado en
tu cuenta existente y te enviaremos tu contraseña.

Tu cuenta ha sido activada, ya puedes ingresar con ella.

En breve estarás recibiendo un correo de confirmación.
Revisa tu bandeja de entrada y/o tus correos no deseados


para indicar que el mensaje es de una cuenta segura.

En breve recibirás un correo con la información de tu cuenta.
Revisa tu bandeja de entrada y/o tus correos no deseados

Comida rápida

La comida rápida se ha vuelto parte del intenso estilo de vida de nuestra ajetreada cotidianidad nos ha llevado a crear estructuras alimenticias acordes a tiempos y ritmos.

Una de estas estructuras es la comida rápida que surge de búsqueda de satisfacer las necesidades alimenticias de una sociedad que vive cada día más a prisa.

Son cadenas de restaurantes que tienen por características principales la rapidez de servicio, horarios amplios, precios económicos y además son ambientados especialmente para comer e irse.

Estos platillos que destacan en la comida rápida pueden consumirse sin el empleo de cubiertos, algunos ejemplos: son la pizza, hamburguesas, pollo frito, tacos, sándwiches, papas fritas, aros de cebolla, etc.

También incluye la comida típica de cada país, como por ejemplo las del nuestro: los burritos, las tortas, los tacos, las “garnachas”, los tamales, etc.

Gracias a estas características, la comida rápida, permite ofrecer diferentes tipos de servicio: consumo en local, recogida en local y consumo en la calle o entrega domiciliaria.

La fama nutricional de los alimentos que la constituyen es muy cuestionada, ya que los productos de la comida rápida son elaborados principalmente bajo la influencia anglosajona.

Y el exceso en el consumo de estos productos y la inclusión de ellos como base de la dieta sustituyendo alimentos básicos generó por el mundo cambios en los hábitos alimenticios que se dejan notar por las estadísticas respecto al aumento de peso, las enfermedades cardiovasculares, problemas digestivos, etc., en los países en los que predominaba. Sin embargo, no deja de ser un mito común eso de que toda la comida rápida engorda.

Aunque no es lo mejor para tus necesidades nutricionales, tampoco es la maldad absoluta como dicen algunos.

No existe comida “mala”. Toda clase de comida pueden incluirse con un plan de comida saludable. Es verdad que la comida rápida por lo general es rica en grasas, calorías, colesterol, y sodio, sin embargo si la comes de vez en cuando no te causará problemas. Pero, si comes mucha comida rápida durante un largo período de tiempo te puede producir problemas de salud como presión arterial alta, enfermedades del corazón y obesidad.

Basados en esta premisa y en buscar soluciones para adaptar a la comida rápida a un estilo de vida sana. Sus creadores y comercializadores pensaron en la evolución del concepto y crearon menús y franquicias de restaurantes alternativos para vender comida sana o por lo menos no tan saturada en grasas como las papas fritas, pizzas, hamburguesas y todas esas delicias que nos vuelven locos.

Como elegir comida rápida

En muchos casos la gente que consume este tipo de comida no es necesariamente por gusto, es por necesidad ya que se acopla al estilo de vida que llevan.

Y aunque comer fuera no siempre es sinónimo de comer mal, no siempre es fácil encontrar un menú balanceado.

Un tip importantes es agregar sabor no calorías a tu comida.

Ponte creativo con la mezcla de aromas. Prueba a añadir cebollas caramelizadas, ajo asado, chiles asados, jugos de cítricos, especias y hierbas como el comino, condimentos italianos, cilantro y albahaca. Así como esta recomendación, existen distintos trucos para elegir de entre los platillos de comida rápida y si tienes que echar mano de este tipo de alimentación úsalos y disminuye las consecuencias negativas que pudiera tener en tu salud. Por ejemplo:

  • Cambia el pan blanco por los de grano entero o trigo en los sándwiches del Subway existen diferentes tipos de panes, por ejemplo.
  • Solicita extra de lechuga y tomate y cambia las papas fritas por ensaladas.
  • Elije carnes a la parrilla en vez de frito o empanizado.
  • Escoge refrescos de dieta o agua, aderezos light para las ensaladas o mostaza cuando necesites sazonar tu comida.
  • Cuando comas pizza, trata de no comer más de 2 porciones y que sea de la masa más delgada, añade vegetales y evita embutidos.
  • Si hablamos de hamburguesas evita el queso y la mayonesa esos le añaden 100 calorías, más o menos.
  • La comida china es una buena opción, entre la comida rápida que no es común, evita de las preparaciones fritas como los tacos chinos y el won ton. Pide platos a base de vegetales al vapor y carne blanca. Comienza tu comida con un caldo de vegetales y cambia el arroz frito por arroz blanco al vapor.

¿Dónde encuentro información nutricional sobre comida rápida?

La mayoría de restaurantes y cadenas de comida rápida publican esta información en el internet.Por lo general, en la página principal se dispone de un enlace hacia la sección sobre nutrición en donde encontrarás información al respecto incluyendo grasas, colesterol, sodio, proteínas, calorías y más.

Uno de los factores más influyentes al elegir debe ser el de equilibrar comida rápida con otras comidas nutritivas durante el día y toma decisiones saludables cada vez que te sea posible. Existen muchas opciones fáciles, ricas y al alcance de la mano para elegir una comida saludable que puede comerse al paso.

Algunas de las cadenas de restaurantes que ofrecen comida rápida están reformando sus menús para responder a las demandas de los consumidores o clientes.

En México podemos encontrar cadenas de ensaladas o pizzas vegetarianas. O las mismas cadenas de hamburguesas (Mac Donald´s, Burguer King, etc.) tienen menús que integran la opción light.

También algunas de las cadenas se dieron cuenta que las grasas transgénicas e hidrogenadas en sus ingredientes bajan la cantidad de sus clientes, porque la gente se da cuenta de lo que come y está más informada.

Otras han renovado e incorporado en sus menús frutas y verduras. Si comes comida rápida más de una vez por semana trata de tomar decisiones saludables.

Al final aun cuando se ha evolucionado los contenidos energéticos de la comida rápida tanto en forma como en fondo, la gente sigue siendo dueño de la decisión de comer o no una hamburguesa o una ensalada, lo que debemos tener en cuenta son las consecuencias de comer este tipo de alimentos, de cómo estas repercuten en tu salud y economía.

Fuentes:

  • www.youngwomenshealth.org
  • www.alimentacion-sana.org
  • www.youngwomenshealth.org/fast_food.html

Comida rápida

La comida rápida se ha vuelto parte del intenso estilo de vida de nuestra ajetreada cotidianidad nos ha llevado a crear estructuras alimenticias acordes a tiempos y ritmos.

Una de estas estructuras es la comida rápida que surge de búsqueda de satisfacer las necesidades alimenticias de una sociedad que vive cada día más a prisa.

Son cadenas de restaurantes que tienen por características principales la rapidez de servicio, horarios amplios, precios económicos y además son ambientados especialmente para comer e irse.

Estos platillos que destacan en la comida rápida pueden consumirse sin el empleo de cubiertos, algunos ejemplos: son la pizza, hamburguesas, pollo frito, tacos, sándwiches, papas fritas, aros de cebolla, etc.

También incluye la comida típica de cada país, como por ejemplo las del nuestro: los burritos, las tortas, los tacos, las “garnachas”, los tamales, etc.

Gracias a estas características, la comida rápida, permite ofrecer diferentes tipos de servicio: consumo en local, recogida en local y consumo en la calle o entrega domiciliaria.

La fama nutricional de los alimentos que la constituyen es muy cuestionada, ya que los productos de la comida rápida son elaborados principalmente bajo la influencia anglosajona.

Y el exceso en el consumo de estos productos y la inclusión de ellos como base de la dieta sustituyendo alimentos básicos generó por el mundo cambios en los hábitos alimenticios que se dejan notar por las estadísticas respecto al aumento de peso, las enfermedades cardiovasculares, problemas digestivos, etc., en los países en los que predominaba. Sin embargo, no deja de ser un mito común eso de que toda la comida rápida engorda.

Aunque no es lo mejor para tus necesidades nutricionales, tampoco es la maldad absoluta como dicen algunos.

No existe comida “mala”. Toda clase de comida pueden incluirse con un plan de comida saludable. Es verdad que la comida rápida por lo general es rica en grasas, calorías, colesterol, y sodio, sin embargo si la comes de vez en cuando no te causará problemas. Pero, si comes mucha comida rápida durante un largo período de tiempo te puede producir problemas de salud como presión arterial alta, enfermedades del corazón y obesidad.

Basados en esta premisa y en buscar soluciones para adaptar a la comida rápida a un estilo de vida sana. Sus creadores y comercializadores pensaron en la evolución del concepto y crearon menús y franquicias de restaurantes alternativos para vender comida sana o por lo menos no tan saturada en grasas como las papas fritas, pizzas, hamburguesas y todas esas delicias que nos vuelven locos.

Como elegir comida rápida

En muchos casos la gente que consume este tipo de comida no es necesariamente por gusto, es por necesidad ya que se acopla al estilo de vida que llevan.

Y aunque comer fuera no siempre es sinónimo de comer mal, no siempre es fácil encontrar un menú balanceado.

Un tip importantes es agregar sabor no calorías a tu comida.

Ponte creativo con la mezcla de aromas. Prueba a añadir cebollas caramelizadas, ajo asado, chiles asados, jugos de cítricos, especias y hierbas como el comino, condimentos italianos, cilantro y albahaca. Así como esta recomendación, existen distintos trucos para elegir de entre los platillos de comida rápida y si tienes que echar mano de este tipo de alimentación úsalos y disminuye las consecuencias negativas que pudiera tener en tu salud. Por ejemplo:

  • Cambia el pan blanco por los de grano entero o trigo en los sándwiches del Subway existen diferentes tipos de panes, por ejemplo.
  • Solicita extra de lechuga y tomate y cambia las papas fritas por ensaladas.
  • Elije carnes a la parrilla en vez de frito o empanizado.
  • Escoge refrescos de dieta o agua, aderezos light para las ensaladas o mostaza cuando necesites sazonar tu comida.
  • Cuando comas pizza, trata de no comer más de 2 porciones y que sea de la masa más delgada, añade vegetales y evita embutidos.
  • Si hablamos de hamburguesas evita el queso y la mayonesa esos le añaden 100 calorías, más o menos.
  • La comida china es una buena opción, entre la comida rápida que no es común, evita de las preparaciones fritas como los tacos chinos y el won ton. Pide platos a base de vegetales al vapor y carne blanca. Comienza tu comida con un caldo de vegetales y cambia el arroz frito por arroz blanco al vapor.

¿Dónde encuentro información nutricional sobre comida rápida?

La mayoría de restaurantes y cadenas de comida rápida publican esta información en el internet.Por lo general, en la página principal se dispone de un enlace hacia la sección sobre nutrición en donde encontrarás información al respecto incluyendo grasas, colesterol, sodio, proteínas, calorías y más.

Uno de los factores más influyentes al elegir debe ser el de equilibrar comida rápida con otras comidas nutritivas durante el día y toma decisiones saludables cada vez que te sea posible. Existen muchas opciones fáciles, ricas y al alcance de la mano para elegir una comida saludable que puede comerse al paso.

Algunas de las cadenas de restaurantes que ofrecen comida rápida están reformando sus menús para responder a las demandas de los consumidores o clientes.

En México podemos encontrar cadenas de ensaladas o pizzas vegetarianas. O las mismas cadenas de hamburguesas (Mac Donald´s, Burguer King, etc.) tienen menús que integran la opción light.

También algunas de las cadenas se dieron cuenta que las grasas transgénicas e hidrogenadas en sus ingredientes bajan la cantidad de sus clientes, porque la gente se da cuenta de lo que come y está más informada.

Otras han renovado e incorporado en sus menús frutas y verduras. Si comes comida rápida más de una vez por semana trata de tomar decisiones saludables.

Al final aun cuando se ha evolucionado los contenidos energéticos de la comida rápida tanto en forma como en fondo, la gente sigue siendo dueño de la decisión de comer o no una hamburguesa o una ensalada, lo que debemos tener en cuenta son las consecuencias de comer este tipo de alimentos, de cómo estas repercuten en tu salud y economía.

Fuentes:

  • www.youngwomenshealth.org
  • www.alimentacion-sana.org
  • www.youngwomenshealth.org/fast_food.html