Feedback Form
Leads to Insight

Seccion Amarilla

Canales

Introduce el correo electrónico registrado en
tu cuenta existente y te enviaremos tu contraseña.

Tu cuenta ha sido activada, ya puedes ingresar con ella.

En breve estarás recibiendo un correo de confirmación.
Revisa tu bandeja de entrada y/o tus correos no deseados


para indicar que el mensaje es de una cuenta segura.

En breve recibirás un correo con la información de tu cuenta.
Revisa tu bandeja de entrada y/o tus correos no deseados

Restaurantes, de dónde vienen y a dónde van

Los hay de todos tipos, para todos los gustos y todos los bolsillos sirviendo prácticamente cualquier tipo de comida que nos podamos imaginar, pero contrario a lo que pudiéramos pensar los restaurantes son relativamente un invento moderno.

Sus antecesores son las antiguas tabernas del siglo XVIII donde después de un largo día de trabajo los hombres se reunían para beber vino, que era lo único que se servía en aquel entonces.

La historia es más o menos solo una anécdota, pero esta cuenta que el origen de los restaurantes fue en Francia, con mayor precisión en París en la calle Des Poulies.
Ahí se encontraba la taberna propiedad de A. Bolunger, quien un día pensó en servir algo más que vino en su establecimiento.

El menú del que fuera el primer restaurante del mundo no era nada estrafalario, se servía un solo platillo al día: sopa de patas de oveja o cerdo en salsa blanca. Pero ese único platillo le daba toda razón al letrero que A. Bolunger colocó en la puerta de su establecimiento.

La frase decía “venite ad me omnes qui stomadnus laboratis et ego vos restaurabo”, que en su traducción más aproximada significa: Venir a mi hombres de estómago cansado y yo los restauraré.

Restaurabo, la última palabra en la frase fue la que al traducirse al francés se convirtió en restaurant y que al español se traduce como restaurante tiene exactamente ese sentido, el de restaurar; “un lugar donde te restauran el estómago”.

Así entonces la antigua taberna de A. Bolunger, ahora convertida en el primer restaurante de la historia, comenzó a ganar popularidad. Por supuesto tuvo problemas con el gremio de las tabernas, pero al final el resto no tuvo más elección que seguir el ejemplo y los restaurantes comenzaron a surgir por doquier en París y a extenderse por el mundo.

Restaurantes Buffet

Los restaurantes tipo buffet son muy populares desde su invención y nacieron en Francia. La palabra “buffet” en francés se refiere a una “mesa auxiliar” en donde se colocaban la comida que se servía en los banquetes de la gente adinerada.

Esta mesa cumplía una doble misión, pues el hecho de colocar la comida ahí también tenía el fin de exhibir las fuentes y platones de oro y plata que los anfitriones poseían; claro, para presumir de sus riquezas.

A los ingleses también les encantó la idea y no dudaron en adoptar el método, pues encajaba perfecto para servir el breakfast o el tea. Posteriormente el resto de la burguesía europea también siguió la nueva tendencia.

Pero la verdadera popularidad de esta forma de servir la comida, comenzó después de terminada la Revolución Francesa cuando el pueblo tuvo acceso a las hasta entonces costumbre exclusivas de los burgueses.

En un inicio los restaurantes que ofrecían “buffets” no permitían que los comensales se sirvieran, pero si era necesario que se acercaran a la mesa auxiliar para seleccionar sus alimentos y después volver a su lugar en la mesa con el plato en mano.

Los restaurantes buffets que conocemos hoy, tipo “all you can eat” o todo lo que puedas comer pagando una cuota fija y sirviéndote tu mismo, nacieron a miles de kilómetros de Francia, en Las Vegas en USA.

Herb MacDonald probó la idea en el hotel que dirigía cobrando apenas un dólar y medio por persona.
La idea por supuesto encantó a los comensales y desde entonces los restaurantes tipo buffet están entre la lista de los consentidos, sobre todo para quien gusta de comer en abundancia.

Restaurantes Bistro

Es muy probable que si has tenido la oportunidad de viajar a Francia los hayas visto por doquier. Igualmente en México y en muchos países algunos restaurantes llevan este nombre y comienza a popularizarse pero no precisamente bajo su concepto original.

La historia de los restaurantes bistro es muy peculiar, pues se trata de una denominación para los restaurantes cien por ciento franceses, aunque la palabra bistro no está en francés.

Se cuenta que durante la ocupación rusa de París en 1815, los hambrientos soldados rusos entraban en los restaurantes parisinos y exigían literalmente a gritos que se les sirviera con rapidez. Los soldados gritaban en ruso, En una traducción fonética esto equivale a bistro que significa “rápido”.

Así entonces los bistro en Francia son aquellos en los que se sirve de comer “lo más pronto posible”. Por supuesto nada tienen que ver con los restaurantes de comida rápida, que es una cosa muy distinta.

Restaurantes gourmet

No cabe duda de que el concepto de restaurante ha evolucionado mucho desde el primero que abrió sus puertas. A pesar de lo que mencionábamos con anterioridad, de que los hay para todos los gustos y bolsillos, en la cima de todos se coronan los de la alta cocina.

Gourmet se le ha denominado a los alimentos de alta calidad, refinados y de buen gusto; y por ende a los restaurantes que los sirven. Una cocina reservada para la élite social.

Por supuesto, para ser considerado como tal hay que llenar diversos requisitos, empezando por un chef con amplia trayectoria y por supuesto mucho talento. Poco a poco se va ganando un nombre dentro de la competencia aguerrida entre los restaurantes de esta categoría y si se tiene lo necesario un día entrar en la lista de los mejores del mundo.

Cada año la revista británica Restaurant publica el nombre de un total de 100 establecimientos alrededor del mundo. Estos son escogidos por un jurado de más de 300 personas, entre las que se encuentran importantes figuras de la gastronomía mundial. Cualquier restaurante puede ser elegido, pues prácticamente el único requisito es que sea un establecimiento activo.

El gran objetivo es quedar al menos entre los primero cincuenta, pues estos son los que conforman la prestigiada “Lista S. Pellegrino de los 50 mejores restaurantes del mundo.”

A decir verdad, el premio se lo llevan los comensales, pues en la competencia ya sea a nivel mundial o local, lo más importante es servir excelente comida para deleitar a los clientes. No hay que olvidar que al final el objetivo original de los restaurantes aún se conserva: restaurarnos el estómago.