Feedback Form
Leads to Insight

Seccion Amarilla

Canales

Introduce el correo electrónico registrado en
tu cuenta existente y te enviaremos tu contraseña.

Tu cuenta ha sido activada, ya puedes ingresar con ella.

En breve estarás recibiendo un correo de confirmación.
Revisa tu bandeja de entrada y/o tus correos no deseados


para indicar que el mensaje es de una cuenta segura.

En breve recibirás un correo con la información de tu cuenta.
Revisa tu bandeja de entrada y/o tus correos no deseados

articulo en restaurantes encuentra los mejores restaurantes en Menumania

Sinestesia, obras de arte hechas platillo

sinestesia roma df

Por: Mariana Castillo / Fotos: Sinestesia Roma

¿A qué sabe un Picasso, un Tamayo o un Munch? Traducir obras de arte en platillos es lo que Rigel Sotelo hace en su restaurante.

Esta labor no consiste en tomar un plato y pintar figuras de manera azarosa con salsas o chocolate, sino que implica encontrar un lenguaje, una poética y una significación a través de los ingredientes.

“Se puede traducir desde música, teatro, poesía, literatura y hasta cosas más abstractas como una tésis o el eslogan de tu empresa. Si tienes un vocabulario puedes decir lo que sea”, narró Sotelo, quien desde que es muy niño disfruta el placer de conocer y vivir sabores.

Un espacio para el arte

“Es un lugar que tiene sed de arte: me lo pide. Está en las paredes y el suelo”, aseguró Sotelo. Y en efecto: éste espacio, que solía ser propiedad de las hermanas del poeta mexicano Xavier Villaurrutia, tiene una historia importante, pues era el famoso Café de Nadie en el cual se celebraban tertulias literarias del movimiento estridentista.  

Y es que Sinestesia no es sólo un lugar para comer, sino que es galería de arte y centro cultural. Incluye entre sus actividades obras de teatro, conciertos y es sede de la logia de Los Mezcólatras, en la que se cata y conoce más sobre este destilado cada martes.

¿Cómo se traduce una obra de arte a platillo?

Para que conozcas su concepto Sotelo explicó cuatro creaciones de su carta:

Entrada: “Desnudo con alcatraces”, de Diego Rivera.

Una receta hecha con flores de calabaza rellenas de queso de cabra con orozuz- también conocido como regaliz- y semillas de eneldo, sobre frituras de hojas de espinaca y salsa ranchera.

Cada elemento tiene una razón de ser: Rivera solía decirle a Frida Kahlo “la niña de mis ojos” y dicha metáfora es representada con este perfumado dulce en combinación con el queso.

Por su parte, las flores de calabaza representan el nacionalismo presente en su obra, las espinacas son el sabor de la tierra y la salsa roja el comunismo, con un toque de picante que simboliza a la hoz y el martillo, y en su conjunto, hablan de los iconos del muralismo como movimiento.

rivera_sinestesia

Plato fuerte: “Guernica”, de Picasso

Este mural gigantesco, que muestra esta cruenta batalla durante la Guerra Civil española, evoca tristeza, violencia y muerte, se traduce culinariamente en una pizza con carpaccio de res, que contiene carne cruda que habla de la dura guerra, la salsa de tomate de la sangre derramada y la violencia del color rojo.

Hay polvo de laurel sobre ella lo que significa la esperanza de poder renacer entre las cenizas. También hay enebro y pimienta gorda para simbolizar la unión cultual de México y España después del exilio español. Asimismo, lleva aceite de nuez, pues hay nogales en dicha región.

Además, este plato llega a la mesa con una piedra de río caliente y un chorro de aceite de oliva, como el que trae la paloma de la paz en el pico. Cuando éste se vierte humea y representa el bombardeo.

Un elemento más para hablar del cubismo es la cuarta dimensión incorporada en este movimiento pictórico, que según citó Sotelo, de acuerdo a Einstein es el tiempo, por tanto este manjar lo incorpora: el platillo cambia cuando coces la carne en la piedra e interactúas con él.

guernica

Postre: “Desnudo en blanco” de Rufino Tamayo

Esta es una gelatina de sandía encima de un mousse de chocolate blanco hecho con manteca de cacao y salsa de pera.

“Cuando vemos a Tamayo parece que cada elemento salta del cuadro y sale para jugar con la perspectiva”, explicó Sotelo. Su presentación es sencilla y minimal.

“Es un platillo claro en el paladar: la gelatina da la idea de doble capa, todos ubican el cuadro de las sandías de Tamayo y hablar de un desnudo es algo muy erótico. Comer chocolate saca las mismas endorfinas que el sexo”, dijo este chef.

tamayo_sinestesia

Bebida: “El grito de Edvard Munch”

Un expresso cortado con clavo y cardamomo que es breve y fuerte como un grito es la representación de esta obra que pertenece al expresionismo alemán.

“Cuando Munch se inspiró en este cuadro estaba en un fiordo antes de tomar un barco y el cielo se puso rojo. Sentía que la naturaleza le gritaba. Es un cuadro súper expresivo y es el grito de la naturaleza”, indicó Sotelo.

elgrito_sinestesia

“La curiosidad ante la gastronomía ayuda a que haya apertura para probar cosas nuevas”, opinó Sotelo quien busca otorgarle al comensal una experiencia placentera y completa en su negocio.

Visita Sinestesia, ubicado en San Luís Potosí No. 121, Col. Roma.